El Camino no es un camino de rosas, pero si es una experiencia única

consejos-imprescindibles-camino

 ¿Sabes que cosas debes tener en cuenta para llegar a la Catedral de Santiago de una sola pieza? Los consejos sobre el Camino que os dimos con anterioridad, ampliados y reunidos en un solo artículo ¡Esperamos que os sirvan para prepararos para esta gran aventura!

Preparación física

El Camino es posible para cualquier tipo de persona, ya sea una persona joven o mayor, nunca es tarde para hacer el Camino. Pese a ello, no significa que el Camino sea un camino de rosas, antes de comenzar el Camino debes tener en cuenta que hay que prepararse físicamente para estar a punto a la hora de empezar el Camino. Los expertos recomiendan hacer mini-tramos o excursiones por senderos que cumplan las mismas condiciones o parecidas que el Camino, siempre que sea posible.

Peso de la mochila

Esto es uno de los factores que tienes que tener más en cuenta a la hora de realizar el Camino y no debes olvidar esta cifra: 10 kilos. En ningún caso debes superar este peso si no quieres que tu Camino se convierta en un auténtico infierno. Por lo que es muy importante olvidar los “por si acaso” y llevar solamente lo imprescindible.(próximamente escribiremos sobre ello)

A parte de saber y tener en cuenta que llevar en la mochila, es muy importante saber como debes colocar el material y que sea funcional. Los utensilios y materiales que sean de un peso mayor deberán ir colocados en la parte más baja de la mochila y lo más próximo a la espalda. La colocación correcta de la mochila es otro punto a tener en cuenta muy importante.

No debes hacer caso omiso a estas indicaciones, una mala disposición del material como una mala sujeción de la mochila pueden acarrear fuertes dolores de espalda que pueden provocar lo que ninguno de los peregrinos queremos: abandonar el camino.

La alimentación

El Camino de Santiago supone un gran esfuerzo físico para todo el mundo, por eso es tan importante haberse preparado físicamente antes de comenzar el Camino, pero también es primordial tener una buena alimentación durante el tiempo que dure tu aventura, para conseguir llegar a la Plaza del Obradoiro sin ningún tipo de problema.

Lo principal es tomar un buen desayuno, debes incluir en tu desayuno: aceite de oliva, pan, frutos secos, naranjas…Todos ellos te ayudaran a comenzar el día lleno de energía y te prepararán para afrontar el día que tienes por ddelante.

A lo largo del día, la alimentación debe ser liviana, no debes comer mucho si no quieres continuar la etapa con una gran sensación de pesadez y que en vez de caminar, lo que más te apetezca sea echarte una siesta.

La cena en cambio, difiere un poco del famoso refrán conocido por todos “Desayuna como un rey, come con un principie y cena como un mendigo”. Debes alimentarte bien a la hora de cenar, sin pasarte, para recuperar toda la energía que has perdido a lo largo de toda la jornada.

A parte de las tres comidas obligatorias que debes hacer, no te pueden olvidar de llevar siempre a mano barritas energéticas, chocolate, frutos secos y agua. Debemos estar bien nutridos e hidratados a lo largo del Camino, sobre todo si decides realizar tu aventura en las épocas de más calor.

Señalización

Hay un temor extendido sobre perderse en el Camino, por eso la gente va equipada de mapas, aplicaciones móviles que les oriente hasta la Catedral de Santiago. Si echas la vista atrás, antiguamente no existían mapas ni aplicaciones y la gente conseguía llegar a la Catedral de la misma forma, guiándose perfectamente por los mojones, las flechas amarillas…Vive el Camino en toda su esencia y guíate únicamente de las señales, quien sabe igual descubres parajes que no están indicados en ningún mapa ni aplicación. 

Etapas

Antes de comenzar el Camino, lo primero que tienes que hacer es la planificarte. Debes saber desde que punto vas a comenzar tu viaje y cuantos días te llevará hacerlo.

Para ello debes saber que lo más importante de todo es que no debes hacer más de 20 – 25 kilómetros diarios, hay peregrinos que hacen más y otros hacen menos, todo depende también de las condiciones físicas de cada uno.

Para hacer el Camino de Santiago lo perfecto es hacer una etapa al día, pero al principio eso puede suponerte un gran esfuerzo, por lo que es recomendable que los primeros días marques metas un poco más cortas para ir cogiendo ritmo.

Aunque lleves un timing preparado, es recomendable dejar unos días de margen por si surge algún imprevisto, te sientes cansado o te ha gustado tanto un lugar que quieres conocerlo en profundidad.

“Aunque te sientas perdido y sin fuerzas, recuerda que cada día puede ser el comienzo de algo maravilloso, ¡No te rindas!”

 

¡Buen Camino a todos! 🙂

¿Te ha gustado nuestro post?

Por favor, valora este artículo con estrellitas

¡Tu opinión nos importa!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies