Todo ritual que este relacionado con el Pórtico de la Gloria ha sido prohibido por motivos de rehabilitación de la obra de arte.

ritual-prohibido-en-portico-de-la-gloria

fuente: la conspiración hedonista

La semana pasada hicimos un post sobre el ritual de los peregrinos cuando llegan a la Catedral de Santiago, si todavía no lo has leido puedes acceder a el aquí.

Dentro de los rituales que os explicamos la semana pasada antiguamente se encontraban otros que actualmente están prohibidos o en desuso con el fin de preservar el mantenimiento de uno de los puntos de referencia de la catedral, el Pórtico de la Gloria.

Entre ellos se encuentra el ritual de dar 3 golpes al Santo dos croques. Tras el parteluz de la Catedral de Santiago se encuentra una escultura que representa a un hombre arrodillado mirando hacia el altar. En Galicia es conocido popularmente como el “Santo dos croques” puesto que en esta comunidad se le denomina “croques” a los golpes dados en la cabeza. Existen varias leyendas sobre a quien representa esta estatua, la versión que más se escucha es que es la representación del Maestro Mateo, el escultor de propia estatua.

El hecho de golpear con la frente la cabeza de la estatua se había convertido en un ritual entre los peregrinos con el fin de que la imagen transmita la sabiduría que tubo en vida a quien le da el “croque”. Se dice que el origen de este ritual lo fundaron los universitarios en tiempos de examenes rogando a la escultura memoria, inteligencia e ingenio.

Otro ritual que ha desaparecido es posar la mano derecha en la columna del parteluz del Pórtico de la Gloria. Este ritual ha sido prohibido por motivos de restauración, la huella de peregrinos y gente que acude a visitar la catedral ha quedado marcada tras siglos y siglos de personas repitiendo este ritual es totalmente visible.

Se desconoce cual fue el origen y el motivo por el que empezó a hacerse común este ritual, y pese a ello la huella es incuestionable. La demostración de esto puede verse en la profunda oquedad formada por las millones de manos que han dejado su huella en los últimos siglos.

 

¿Te ha gustado nuestro post?

Por favor, valora este artículo con estrellitas

¡Tu opinión nos importa!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies